AON

LOGO NYR          www.notariosyregistradores.com      

PEDRO ÁVILA NAVARRO:

PREMIO

  *

NOTARIOS Y

REGISTRADORES

*

2014

Pedro Ávila Navarro
 
RAZONES PARA
LA CONCESIÓN

BIOGRAFÍA

ENTREGA DEL PREMIO

 

 

RAZONES PARA LA CONCESIÓN:

 

   El Equipo de Redacción de la web, tras amplias deliberaciones, ha acordado otorgar el Premio Notarios y Registradores, en su III Edición, al Notario y Registrador de la Propiedad don Pedro Ávila Navarro...

por su experiencia dilatada en el desempeño de las dos profesiones,

su vocación divulgadora de la práctica del Derecho,

su condición de humanista en continua lucha por el uso de un lenguaje puro y sencillo

y por su carácter conciliador, con una vida personal y familiar que entrelaza todo el territorio nacional.

 

 El Presidente del Comité: don José Ángel García-Valdecasas.

  

  

 

APUNTES BIOGRÁFICOS

  

1.- SUS ORÍGENES:

Pedro Ávila Navarro nació en Granada el 13 de agosto de 1945, cuando había comenzado a pasar lo más crudo de la postguerra, hijo de un histórico del Notariado, don Pedro Ávila Álvarez, siempre recordado por su magnífico Tratado de Derecho Notarial, fuente de inspiración y estudio para varias generaciones de notarios y registradores.

Su madre fue Concepción Navarro Fenech. El matrimonio tuvo una notable descendencia, nada menos que doce hijos, lo que no era tan inusual entonces. Un tremendo reto para los padres y una bendición para los hijos que pueden contar con tantos compañeros de vida.

Pedro Ávila Álvarez y Concepción Navarro Fenech, padres de Pedro Ávila Navarro.  
 
Pedro Ávila Álvarez y Concepción Navarro Fenech,
padres de Pedro Ávila Navarro.

 

 
 Pedro Ávila Navarro
 

  

  

2.- LA NIÑEZ:

 

  De todos ellos, Pedro es el mayor, por lo que tuvo el honor de heredar no sólo el apellido sino también el nombre de pila de su padre. En correspondencia, debió también asumir su cuota de responsabilidad respecto de los hermanos que fueron viniendo para servir de ayuda a sus padres y de ejemplo desde su autoridad de primogénito.

 Pasó parte de su infancia en Castellón –desde los 6 hasta los 10 años–, ciudad a la que su padre concursó, para volver de nuevo a Granada,


  


Pedro Ávila Navarro
 

 

3.- BACHILLER Y UNIVERSIDAD:


   En Granada permaneció por más de diez años, mientras cursaba estudios en los Hermanos Maristas primero y luego en la Facultad de Derecho; allí recibió la docencia de catedráticos como Carrillo en Internacional, Murillo Ferrol en Político, Ossorio Morales en Civil...

 

Tenía prisa por ir avanzando en sus estudios, y aprobó la mayor parte de las asignaturas de la carrera en tres años. Se reservó dos huesos duros, Civil y Mercantil para compaginarlos con las Oposiciones, pero como las preparó atendiendo al temario de éstas, los resultados académicos fueron magníficos.

 

4.- LA MILI:

En medio de la carrera hizo la mili, de soldado raso, en el campamento de Viator, Almería. Recuerda un episodio que pudo terminar con su vida y posiblemente también con la vida de muchos lectores de este escrito:

Durante una clase práctica en el campo, cerca del mar, se vio cómo dos aviones chocaban y se incendiaban en el aire y cómo caían unos objetos a consecuencia del impacto.

            Decía el teniente:

            Eso serán bengalas de señales…

            Pero no fue muy acertado en su diagnóstico.

            ¡Eran las bombas de Palomares!

     Pedro Ávila Navarro
 

 

 

Pedro Ávila Navarro
 

  5.- UNA NUEVA FAMILIA:

Conoció a Cristina, su mujer –genuinamente cordobesa, como la Córdoba de Machado, romana y mora, Córdoba callada, en primero de carrera, mientras ella hacía PREU. Tuvieron un largo noviazgo, pues no hubo más remedio que esperar para casarse hasta conseguir medios propios de vida, a caballo entre las oposiciones de Registros y de Notarías.

            Y comenzaron una nueva vida, en lo profesional y lo personal, bajo el clima bonancible de Canarias, destinado en San Sebastián de la Gomera.

            Fueron llegando los hijos –cuatro varones– cada uno en un destino: Pedro en La Gomera; Javier, en San Sebastián; Luis en Toro, y Miguel, el más joven, en Logroño. Tres abogados y un procurador, que residen en Cataluña.

 

Pedro Ávila Navarro y familia

 

  6.- OPOSICIONES:

            Pero volvamos a sus tiempos de opositor. Comenzó a preparar con Telesforo Sánchez Huet en Granada, Al trasladarse su padre a Madrid, siguió la preparación directamente con él. Todo un lujo.

            En este duro peregrinaje, tuvo de todo: retirada en Registros, suspenso en Notarías, aprobado en Registros en el año 1972, aprobado en Notarías al año siguiente, y  lo mismo en la Oposición Restringida de 1982. Siempre aconseja a los opositores que han logrado sacar una de las dos oposiciones que, si no se encuentran demasiado exhaustos o quemados, vayan a por la otra con un poco de esfuerzo adicional.

  
 Pedro Ávila Navarro
 

      

 
Pedro Ávila Navarro
 
Pedro saluda a S. M. el Rey en Toro (Zamora)
 

      7.- DESTINOS:

A lo largo de su peregrinaje por toda la geografía española sirvió:

            -En Huete (Cuenca), como registrador.

            –En San Sebastián de la Gomera, como notario.

            –En Rentería (Guipúzcoa), como notario, sustituyendo a Juan María Araluce hasta su lamentable asesinato terrorista.

            –En Villarrubia de Santiago (Toledo), como notario.

            –En Toro (Zamora), como registrador.

            –En Haro (La Rioja), como registrador.

            –En Ourense, como notario.

            –En Barcelona como notario.

            –En Barcelona y Badalona, como registrador.

            –En Girona, como registrador.

            –Estuvo excedente durante dos años para realizar estudios y publicaciones.

            –Y actualmente es registrador mercantil de Madrid.

 

         

 8.- NOTARIO:

 Como notario, siempre intentó ser un artesano del oficio, redactor y pulidor de textos, dando forma, legal y gramatical, a las necesidades y voluntades de los ciudadanos que se acercaban a su notaría.

            Cuenta una simpática anécdota que le ocurrió siendo notario de Barcelona. Una joven solicitó la autorización de una escritura de reconocimiento de filiación por parte de su pareja de hecho, que estaba en la cárcel Modelo; ella estaba embarazada y ambos querían que el varón reconociera al hijo que ya tenían antes de que naciera el segundo vástago, para que constaran por ese orden en el libro de familia.   Se presentó en la cárcel acompañado de la solicitante, que iba ilusionada por ver a su amado. El funcionario solo dejaba pasar al notario, pero no a ella. Pedro, para que no se frustrara la visita, le argumentó que era precisa la unidad de acto, con los dos presentes. Y el funcionario les dio quince minutos… En los primeros cinco se firmó la escritura, ya preparada de antemano. El resto del tiempo, el notario se volvió de cara a la pared, distraído en sus papeles, y los otorgantes lo aprovecharon para menesteres que ya no se reflejaron en la escritura.


 
 
  
 
C
árcel Modelo de Barcelona
(donde ocurrió la anécdota)
 
 

 

Pedro Ávila Navarro 

  

 9.- REGISTRADOR:

Como registrador, disfrutó de la riqueza de experiencias y de técnica que resulta de haber estado “al otro lado de la barrera”, e intentando alejar al Registro lo más posible de un sistema de transcripción hacia uno de extracto, de selección de lo real, de lo que interesa al tercero; como les dice a sus oficiales, “no trabajamos para el señor que nos trae el documento y que nos paga, sino para el siguiente, para el que va a consultar lo que hemos inscrito de ese documento”.

  

 

       

 10.- AUTOR:

Es autor prolífico de literatura jurídica. Entre sus muchas obras, merecen ser destacados sus Formularios Notariales, Formulari notarial (Pràctica notarial catalana), Comentarios de Jurisprudencia Registral, Propiedad Horizontal en Cataluña, La Hipoteca y sus cláusulas, la Sociedad Limitada, la Representación con poder, El Registro Mercantil o Modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles. Casi todo con Editorial Bosch.

Los Formularios Notariales se gestaron en la notaría de La Gomera, donde, aislado (literalmente) y notario principiante, no tenía ningún compañero al que consultar, en una época en que no había la facilidad de comunicaciones que hay ahora y en la que, aunque no podamos imaginarlo, no existía Internet; allí –dice– pensó que los notarios, especialmente los más jóvenes, necesitaban la ayuda de un compañero que hubiera estudiado cada asunto, no con más ciencia ni más arte que ellos, pero sí con la tranquilidad de no tener al cliente en la sala de espera, impaciente por firmar.

 

  Pedro Ávila Navarro

 

  

  11.- EL LENGUAJE:

En las dos profesiones ha predicado la necesidad de expresarse correctamente, pero con sencillez, huyendo de expresiones innecesariamente complicadas o pedantes y reivindicando el gran valor de la lengua como instrumento de trabajo. Lucha por aliviar el lenguaje jurídico de las formas caducas decimonónicas que viene arrastrando. Así lo hizo en la sección El arte de la escribanía, en la revista “La Notaría” y en la de Observaciones gramaticales en la Lista Libre de Registradores; en esta mantuvo amigables debates, especialmente con el que fue Decano y actual Director de los Centros de Estudios Registrales de España, Eugenio Rodríguez Cepeda. En los foros ha combatido el uso incorrecto de acentos o de mayúsculas, o expresiones tan usuales y tan cargadas como el poder tan amplio y bastante como en derecho se requiera y sea menester, que puede reducirse a el poder para..., la ratificación de la escritura en todas sus partes, o el revoca, anula y deja sin efecto…

  Tiene una gran capacidad de síntesis y vocación de servicio a sus compañeros, como denota el derroche de energías necesario para resumir todas las casi incontables resoluciones de la DGRN que se han publicado en los últimos años y ofrecer los resúmenes generosamente en un momento muy, pero que muy próximo a su publicación, a través del correo interno colegial.

 

 12.- DOCENCIA, AFICIONES, UNIVERSIDAD:

            Quizá por estas ocupaciones y preocupaciones, ha sido distinguido en dos ocasiones con la Cruz de San Raimundo de Peñafort, de distintas categorías.

            De su labor docente, cabe destacar sus clases en la Universidad de Barcelona, los cursos en colaboración con el Colegio de Abogados de Barcelona y la Escuela de Práctica Jurídica, o la colaboración con su hermano Pablo en los cursos de Almuñécar, dirigidos al personal de los registros. Para los opositores impartió charlas con vista a la preparación del examen sobre casos prácticos.

            Fuera, o al lado, del Derecho, entre sus aficiones se encuentra la tauromaquia; cuando puede, acude a tentaderos para “probar las vaquillas” y ver si tienen la casta adecuada.

   Pedro Ávila Navarro
  
 
 
Pedro Ávila Navarro

 

  La ópera en directo –fue socio del Liceo de Barcelona durante muchas temporadas– y la organización de viajes son otras de sus aficiones, y es capaz de juntar ambas para ver a Butterfly o a Lucia. Cuando era Director del Centro de Estudios Registrales de Cataluña organizó viajes lúdicos con los compañeros a ciudades como Estambul, París, Viena, Londres o Nueva York, preparando sus contenidos culturales y también, cómo no, negociando precios para que no resultaran muy onerosos.

            Conservó viva desde su juventud una inclinación por las Humanidades, quizá vocación frustrada por tener que ganarse la vida en las lides jurídicas; y, ya cincuentón, se sacó esa espina licenciándose en Humanitats en la Universitat Oberta de Catalunya.

 

  

 

  Pero Pedro tiene todavía mucha guerra que dar. Este Premio ni siquiera es un punto y aparte. Es un punto y seguido en su rica trayectoria tanto personal –rodeado de esposa, cuatro hijos y ya ocho nietos– como profesional, tan prolífico en su quehacer diario como en su vocación divulgativa de la que rezuma un saber y una sabiduría que no están reñidos con la sencillez, sino todo lo contrario.                       

        

Registradores Mercantiles Madrid 2014

 Los Registradores Mercantiles de Madrid en 2014

 (foto realizada para celebrar la concesión del Premio a Pedro)

   

  

 

PARA CONTACTAR CON PEDRO ÁVILA:

 

- Puedes enviar un correo electrónico que le llegará directamente y sólo a él.

- Puedes solicitar sus señas si desea un correo clásico.

- Puedes enviar fotos relacionadas con el homenajeado.

 SECCIÓN LISURA EN EL LENGUAJE DE PEDRO ÁVILA

APUNTES LITERARIOS DE PEDRO ÁVILA

ENTREGA DEL PREMIO

PÁGINA GALARDÓN

IDEARIO WEB

CONTACTO

  

Archivo publicado el  3 de abril de 2014    

 

Recomienda esta pagina a un amigo

 LOGO NYR  Portada

Facebook de NyR