Tema Oposiciones: La compraventa mercantil.

Admin, 09/01/2020

LA COMPRAVENTA MERCANTIL

Pablo Madrid Pelegrí, Letrado, E3 Icade y ex-opositor a Notarías

 

Tema 32 Mercantil Notarías: La compraventa mercantil: concepto y delimitación. Perfección del contrato y doctrina de los riesgos. Obligaciones del vendedor y del comprador. Compraventas especiales. (BOE)

Tema 33 Mercantil Registros: La compraventa mercantil: concepto y delimitación. Perfección del contrato y doctrina de los riesgos. Obligaciones del vendedor y del comprador. Compraventas especiales. (BOE)

 

I.- LA COMPRAVENTA MERCANTIL: CONCEPTO Y DELIMITACIÓN

El contrato de compraventa, definido en el Cc como aquel por el que uno de los contratantes se obliga a entregar una cosa determinada y el otro a pagar por ella un precio cierto en dinero o signo que lo represente (art. 1445), es el más frecuente y el más importante de los contratos mercantiles.

Ahora bien, la compraventa mercantil está insuficientemente regulada. Además, en un número considerable de casos, la calificación como civil o mercantil de la compraventa es irrelevante, ya que no supone la selección de un determinado régimen jurídico. Bien porque en todo caso se aplique el Código Civil por vía supletoria, bien porque la regulación civil y mercantil no difieran

El Derecho Mercantil toma la compraventa tal y como está configurada en el civil, separándose solo en puntos muy concretos por las exigencias del tráfico jurídico-económico.

Por ello no define la compraventa, y se limita a señalar cuando será mercantil en el artículo 325CCom que dice es mercantil “la compraventa de cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma en que se compraron o bien en otra diferente, con ánimo de lucrarse en la reventa”.

Por otro lado, adopta un criterio excluyente en su art. 326CCom el cual dice que: “No se reputarán mercantiles:

  1. Las compras de efectos destinados al consumo del comprador o de la persona por cuyo encargo se adquieren.
  2. Las ventas que hicieren los propietarios y los labradores o ganaderos de los frutos o productos de sus cosechas o ganados, o de las especies en que se les paguen las rentas.
  3. Las ventas que, de los objetos construidos o fabricados por los artesanos, hicieren éstos en sus talleres.
  4. La reventa que haga cualquier persona no comerciante del resto de los acopios que hizo para su consumo.      

1) La compraventa para USO O CONSUMO PRIVADO se considera siempre civil. Esto es, nunca ha sido cuestionable la naturaleza civil de la reventa hecha al consumidor final, ya sea la hecha por el fabricante, ya sea la hecha por el comerciante-intermediario.

Asimismo, se consideran civiles según la mayoría de la doctrina y Jurisprudencia:

  1. las ventas de inmuebles, incluso cuando respondan a la actividad empresarial ordinaria y tengan carácter especulativo.
  2. las ventas de los productos de los ganaderos y agricultores por razones históricas, y las de los artesanos en sus talleres.
  3. Y es civil un contrato mixto de compraventa y obra, cuando el suministrador ha de fabricar el bien que luego venderá al comprador que lo utiliza con finalidad de aplicación industrial.

2) Sin embargo, la jurisprudencia es contradictoria sobre la calificación correspondiente a la compraventa para USO O CONSUMO EMPRESARIAL. Unas veces se conceptúa este contrato como civil, por no tratarse de compraventa de especulación o reventa.

Pero si existe ese animus estamos ante un contrato mercantil subsumible en el artículo 325 del Código de Comercio, por suponer una compra para revender, si bien también se admite la reventa, ya no de la cosa efectivamente adquirida, sino de la “transformación” llevada a cabo por este intermediario-fabricante.

+La distinción entre compraventa civil y mercantil es, por tanto, hoy de escasa importancia práctica. Hoy en día, los esfuerzos jurisprudenciales se orientan en la obtención de calificaciones por el resultado que traten de situarla en un contexto donde resultara lo más inocua posible. Esto es, ponderando los intereses de las partes en el conflicto, evita la disyuntiva de aplicar el artículo 342CCom o los artículos 1486 y ss Cc por defectos en la cosa vendida, para residenciar el problema en sede del régimen general de la responsabilidad contractual (artículos 1.101 y 1.124 del Código Civil), cuya aplicación es indiferenciada a la compraventa civil y mercantil.

La calificación conceptual no determina en la mayoría de los casos un régimen jurídico civil o mercantil. No sólo por lo que se ha dicho supra sobre el régimen general de la responsabilidad por incumplimiento. Cuando se trata de resolver sobre el plazo de prescripción de la acción para reclamar el precio de la cosa, la calificación como civil o mercantil que se haga de la compraventa de referencia no tiene ninguna relevancia a la hora de aplicar o excluir el Código Civil.

El Código Civil se aplica en todo caso, y sólo cabe discutir cuáles de los dos plazos civiles procede aplicar: si el plazo general de 5 años de prescripción de las acciones personales del 1964Cc o el especial del 1967.4Cc por el cual prescriben a los 3 años las acciones para exigir el cumplimiento de la obligación de “abonar a los mercaderes el precio de los géneros vendidos a otros que no lo sean, o que siéndolo se dediquen a distinto tráfico”.

 

II.- PERFECCIÓN DEL CONTRATO Y DOCTRINA DE LOS RIESGOS

En nuestro Derecho, la compraventa no es un contrato traslativo, sino meramente obligatorio. Si bien para su perfección, basta el mero consentimiento de las partes sobre la cosa y el precio, para transmitir el dominio es precisa además la entrega de la cosa vendida.

  Sin embargo, si ENTRE LA PERFECCIÓN Y LA TRANSMISIÓN transcurre un lapso de tiempo, es cuando se debe analizar la cuestión de los riesgos: en definitiva, trata de resolver quién soporta los riesgos derivados del deterioro o destrucción fortuita de las mercancías (o sea, sin culpa del vendedor ni de comprador) en el periodo que discurre entre la perfección de la compraventa y la entrega:

-si entendemos que el riesgo es del vendedor, pierde el derecho al precio y si ha recibido parte de él deberá devolverlo al comprador (335 CCom).

-por el contrario, si es del comprador deberá pagar el precio aunque nada reciba o lo que reciba esté deteriorado.

Es por tanto decisivo decidir cuándo pasa el riesgo de deterioro o pérdida del vendedor al comprador. La solución es distinta en el ámbito civil y en el mercantil:

1) En el Código Civil parece prevalecer el criterio de que estipulada la venta el riesgo es del comprador (“periculum est emptoris”).

2) Sin embargo, el criterio del Código de Comercio es diferente:

-La regla general es que los riesgos corren a cargo del vendedor hasta el momento de la entrega de la cosa (“res perit domino”), incluso en los supuestos de caso fortuito.

-Sin embargo, el legislador no puede considerar la entrega como criterio determinante en exclusiva, porque depende en última instancia del consentimiento del comprador, que puede rehusar la entrega o simplemente demorar la recepción. Se equipara a estos efectos la entrega y la puesta a disposición de las mercaderías en el tiempo y lugar indicados, en cuyo caso responde el comprador, excepto en los casos de dolo o negligencia del vendedor.

Y hay además reglas especiales que atribuyen los riesgos al vendedor en estos casos (334CCom):

si la venta se hubiere hecho por número, peso o medida, o la cosa vendida no fuera cierta o determinada con marcas y señales que la identifiquen.

-si por pacto expreso o por uso del comercio, atendida la naturaleza de la cosa vendida, tuviere el comprador la facultad de reconocerla o examinarla previamente.

-si el contrato tuviere la condición de no hacer la entrega hasta que la cosa vendida adquiera las condiciones estipuladas.

Es decir, acoge el criterio de que la cosa perece para el dueño (“res perit domino”) porque se entiende que no se ha efectuado aún la entrega y el vendedor sigue siendo dueño.

 

III.- OBLIGACIONES DEL VENDEDOR Y DEL COMPRADOR

A) OBLIGACIONES DEL VENDEDOR

Las obligaciones del vendedor son las mismas que en la compraventa civil, es decir, la entrega y saneamiento de la cosa vendida.

1) ENTREGA DE LA COSA VENDIDA

a)Como dijimos, a diferencia de la compraventa civil, que exige la entrega al comprado (1462 CC), basta con ponerla a su disposición, es decir, para que pueda tomar posesión de la cosa.

b) En cuanto a las obligaciones accesorias a la entrega, los gastos son, por regla general, de cuenta del vendedor. Asimismo, la entrega ha de ser total, aun cuando el comprador puede aceptar la entrega parcial y pedir el cumplimiento o rescisión respecto del resto (art. 330).

c) En cuanto al plazo podemos señalar:

-Si nada se hubiese estipulado la entrega ha de realizarse en las 24 horas siguientes al contrato (art. 337).

-Si se hubiera estipulado plazo y el vendedor no entrega los efectos vendidos, podrá el comprador pedir el cumplimiento o la rescisión del contrato, con indemnización, en uno y otro caso, de los perjuicios que se le hayan irrogado por la tardanza.

d) El retraso en la entrega de la cosa vendida equivale a incumplimiento total, sea o no doloso. El comprador podrá pedir el cumplimiento o la resolución, con indemnización en ambos casos de daños y perjuicios (329 CCom). Se observa aquí un mayor rigor que en el ámbito de la compraventa civil, justificado porque la compraventa mercantil es un eslabón en el proceso especulativo.

2) SANEAMIENTO.

El vendedor está obligado a garantizar al comprador la posesión legal y pacífica de la cosa vendida y los vicios o defectos de que ésta adolezca (1474 Cc, 345 CCom), salvo pacto en contrario. O sea que responde de la evicción y de los vicios ocultos.

a) La evicción se produce cuando el comprador se ve privado de todo o parte de la cosa vendida por sentencia firme y en virtud de un derecho anterior a la compra.

No cabe la evicción cuando se trata de compras en establecimiento abiertos al público porque ser un caso de prescripción adquisitiva instantánea (85 CCom), en la que no puede reivindicarse el precio de lo pagado (86CCom). Ahora bien, por el hecho de estar destinados al uso y consumo privados estas ventas serán civiles y sí procede la evicción.

b) En cuanto a los vicios o defectos, su saneamiento es más frecuente en el trá La regulación es deficiente pero cabe sostener:

-si se trata de desviaciones de calidad o cantidad respecto de lo pactado entre las partes, que no sean esenciales, los plazos para reclamar son muy breves y además, no hay posibilidad de reclamar cuando el comprador “al tiempo de recibir las mercancías las examinare a su contento” (336.1 CCom). Si las mercancías se reciben “embaladas”, dispone de cuatro días para reclamar, salvo que el vendedor exija que examinare “a su contento”.

-si se trata de verdaderos vicios (con el concepto del artículo 1484Cc) ocultos o internos el comprador dispone de treinta días para examinar y reclamar al vendedor (342 CCom). Y como son ocultos el comprador no pierde el derecho a reclamar “aunque las examinare a su contento”.

Este plazo es de caducidad, no de prescripción si bien la Jurisprudencia considera que cuando hay vicios o defectos de calidad especialmente graves, hay un incumplimiento por prestación de cosa diversa (“aliud pro alio”) y aplica el plazo de prescripción general del artículo 1964 Cc, que se ha visto reducido de 15 a 5 años.

B) OBLIGACIONES DEL COMPRADOR

Igualmente, sus obligaciones son las mismas que en la compraventa civil: pagar el precio, y en su caso los intereses, y recibir la cosa.

1) PAGO DEL PRECIO. Es la obligación principal del comprador.

-El precio ha de pagarse en el tiempo y lugar prefijados en el contrato.

-La demora en el pago del precio constituirá al comprador en la obligación de pagar el interés legal de la cantidad adeudada al vendedor (art. 341).

-Además, mientras los géneros estén en poder del vendedor, aún en calidad de depositario, éste gozará de preferencia por el precio no satisfecho frente a otros acreedores del comprador.

-Por último señalar que, salvo pacto, las arras tienen carácter de confirmatorio (art. 343), es decir, anticipo del precio.

2) RECIBIR LA COSA COMPRADA. Como complemento de la obligación del vendedor de entregar la cosa, el comprador debe recibirla, salvo que la entrega se realice fuera de plazo o exista defecto o vicio de calidad o cantidad.

En otro caso, conforme al art. 332, hay que distinguir dos supuestos:

-Ante la falta de aceptación, el vendedor puede optar por rescindir el contrato o proceder al depósito judicial, siendo todos los gastos de cuenta de quien los hubiere ocasionado. Aunque no lo establezca el precepto tiene, además, derecho al resarcimiento de los daños y perjuicios que se le hubiesen ocasionado.

-Ante la demora en la recepción de las mercaderías, depósito judicial y, aunque no lo establezca la Ley, la JPD admite la resolución del contrato también.

 

IV.- COMPRAVENTAS ESPECIALES

Con el fin de ceñir las modalidades contractuales especiales de compraventa, nos referiremos en primer lugar a aquellas ventas que tradicionalmente se han considerado especiales por el Código de Comercio. Posteriormente, nos centraremos en supuestos previstos en la legislación especial.

1) VENTA SOBRE MUESTRAS (art. 327 CCom): Si la venta se hiciese sobre muestras o determinando calidad conocida en el comercio, el comprador no podrá rehusar el recibo de los géneros contratados si fueren conformes a las muestras.

Diferente es que la venta se realice «sobre catálogo», ya que la misma tendría que considerarse regulada, dentro de las denominadas ventas a distancia de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista. Y es que en este caso, lo que examina el comprador, no es el objeto muestra o mercancía, sino más bien una descripción gráfica del mismo.

El artículo 327 CCom establece que, en el caso de que el comprador se negare a recibir los géneros, se nombrarán peritos por ambas partes, los cuales decidirán si los géneros son o no conforme a las muestras exhibidas. En caso afirmativo, se estimará consumada la venta y el comprador podrá ser compelido a su pago, mientras que si su decisión es negativa, se rescindirá el contrato con indemnización a favor del comprador.

2) VENTA SALVO APROBACIÓN (Art. 328.1): El comprador no presta su definitivo consentimiento en el momento de la compra, sino que espera hasta recibir la cosa, y examinada decide aprobarla y aceptarla. Esta posibilidad viene recogida en el párrafo primero del artículo 328 del Código de Comercio que parece reservar esta compra para los géneros que no se tengan a la vista, ni puedan clasificarse por una calidad determinada y conocida en el comercio.

3) VENTA A ENSAYO O PRUEBA (Art. 328.2): También tendrá el comprador el derecho de rescisión si por pacto expreso se hubiere reservado ensayar el género contratado.

4) VENTA SALVO CONFIRMACIÓN. Son los contratos celebrados por representante cuando se estipula la confirmación de su representado, con la que se perfecciona el contrato.

5) VENTA PLAZA A PLAZA: Los gastos y riesgos del transporte son asumidos o no por el vendedor dependiendo del tipo de operaciones. En el comercio internacional destacar los incoterms describen las normas y condiciones que regulan las operaciones de transporte y la entrega de mercancías.

+Por último, nos referiremos a las ventas especiales recogidas en LEGISLACIONES ESPECIALES en las que el concepto de compraventa evoluciona y es elaborado desde la concepción del Derecho de los consumidores y usuarios ante el influjo del Derecho Comunitario y los nuevos retos del comercio. Así, conviene destacar:

1) La LEY SOBRE ORDENACIÓN DEL COMERCIO MINORISTA DE 15 DE ENERO DE 1996 dice en su artículo 36 que “Se consideran ventas especiales, a efectos de la presente Ley, las ventas a distancia, las ventas ambulantes o no sedentarias, las ventas automáticas y las ventas en pública subasta”. Si bien las ventas ambulantes o en mercadillo superan en este caso el ámbito jurídico-privado para adentrarse en el Derecho Administrativo, donde pueden ser requeridas ciertas licencias o autorizaciones.

2) LEY DE VENTA DE BIENES MUEBLES A PLAZOS DE 13 DE JULIO DE 1998: Quedan fuera del ámbito de la LOCM y se rigen por su normativa específica. Requiere para su perfección de la entrega de la cosa, por lo que se configura como contrato traslativo y no meramente obligatorio. Si el comprador demora el pago de dos plazos o del último de ellos, el vendedor podrá exigir el pago de todos los pendientes o la resolución.

Como modalidad de venta a plazos, el contrato de “arrendamiento financiero o leasing” al que alude la DA1ª de la Ley y que se configura, según la doctrina, como una venta a plazos con pacto de reserva de dominio. En el mismo sentido, la DGRN, que habla de transmisión fraccionada de la propiedad de la cosa.

3) TR LEY DEFENSA DE CONSUMIDORES Y USUARIOS DE 16 DE NOVIEMBRE 2007, que en su título III regula lo relativo a la contratación a distancia y contratos celebrados fuera de establecimiento mercantil tras la reforma operada por la Ley 3/2014 en sus arts 92 a 113.

Un formato típico de contratación a distancia es hoy, claramente, la contratación electrónica, aquella en la que la oferta y la aceptación se producen a través de dispositivos automáticos y que se rige por lo dispuesto en La Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. Se trata de contratos que se enmarcan dentro de la órbita del Derecho Civil pues están enfocados al consumidor final, ya sea el prestador de servicios fabricante o intermediario fabricante (Amazon, Alibaba). Igual enfoque para el supuesto de que el que revende al consumidor final no tenga la consideración de comerciante habitual (Wallapop).

Y como especialidad, con carácter general, el consumidor tiene derecho a desistir del contrato durante un periodo de 14 días naturales.

Señalar asimismo la existencia de una serie de modalidades contractuales de corte anglosajón y que podríamos calificar “DE COLABORACIÓN MERCANTIL”. Entre ellas cabe destacar:

-Las ventas en franquicia, reguladas en la LOCM de 15 de Enero de 1996, presentan similitudes con la concesión y en ellas una persona denominada franquiciadora cede a otra denominada franquiciada el derecho de explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios. No debe confundirse con el contrato en exclusiva donde el concesionario goza de mayor libertad a la hora de gestionar su negocio.

-Y como modalidades atípicas de contratos en los que será de aplicación el Código Civil así como lo referente a las obligaciones mercantiles del CCom cabe destacar: el factoring o cesión del crédito ajeno, el engineering o consulting y el Know-How (cesión de patentes o procedimientos industriales).

 

ENLACES:

TEMA EN WORD

CÓDIGO CIVIL

CÓDIGO DE COMERCIO

CUADRO DE NORMAS BÁSICAS

CUADRO DE LEYES FORALES

ALGUNOS MATERIALES PARA TEMAS DE CIVIL

PROGRAMAS DE OPOSICIONES

OTROS TEMAS DE OPOSICIÓN

ALGUNOS TEMAS CIVIL REVISADOS EN 2019

TEMARIO COMPLETO DE CIVIL REGISTROS PROGRAMA ANTERIOR

SECCIÓN OPOSITORES

PORTADA DE LA WEB

La Nucia (Alicante). Por Ebrozetta.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario