AON

LOGO NYR          www.notariosyregistradores.com      

 

¿LA REDUCCIÓN ARANCELARIA, PROVOCARÁ PROGRESO O MÁS RECESIÓN EN NUESTRA ECONOMÍA?

Daniel Iborra Fort, Notario de Vilafranca del Penedès (Barcelona)

  

 

  Aunque fue una de las medidas más destacadas por los medios cuando se aprobó el paquete anticrisis el 14 de agosto de este año, creo que no va a tener ningún efecto para salvar la economía de la crisis y, sin embargo, puede afectar a la competitividad de uno de los pocos sectores que funcionan con un nivel de calidad alto en este país.

 En primer lugar, porque va a tener muy pocos beneficiarios en los segmentos a los que va dirigido.

  En cuanto al sector inmobiliario, éste se encuentra en plena recesión desde el año 2.006 en el que se produjo la primera reducción de ventas de viviendas en un 7’2%. Esta contracción se acentuó en 2.007 con un 14% incrementándose  en el 2.008 en tasas que superarán el 40% para todo el ejercicio. Todo ello, ha provocado que las operaciones inmobiliarias y su financiación, han reducido su contratación entre un 70 u 80% desde el año 2.005.

  Y esta situación dudo que se corrija ya que necesitaría no sólo una gran inyección de liquidez en al mercado sino asegurar la confianza del futuro en la población que actualmente está bajo mínimos, ante la extraordinaria progresión del paro en todas las capas sociales.

  En cuanto a la creación empresarial, ésta depende de la recuperación de los mercados que alimentan las expectativas de rentabilidad, porque, salvo casos de novedades de éxito, difícilmente se acometerán nuevos proyectos si los anteriores no pueden colocar gran parte de la producción. Y, para ello, también necesitará confianza en la clientela y liquidez para todos.

  Pero es que, además, la reducción arancelaria es un coste mínimo en el valor de las transacciones. Resulta ridículo que esta medida haya tenido tanta trascendencia cuando puede suponer una rebaja media entre 60 y 90 euros y con ellos, no se potencia ni la creación empresarial ni se saca al sector de la construcción de la crisis.

  Prueba de ello es lo que publicó el 21 de agosto el periódico EL ECONOMISTA, dentro del análisis sobre el conjunto de medidas anticrisis.

  Bajo un titular en el que destacaba “Las pymes responden al gobierno que menos trámites no crean empleo ni liquidez” ofrecía la opinión de la pequeña y mediana empresa española, que son los principales motores de la creación de empleo de este país. Del texto incorporo lo siguiente:

“La opinión de las pymes sobre este paquete de medidas es también escéptica. Las reclamaciones sobre la supresión de trabas burocráticas y de facilidad para realizar gestiones son una constante de las organizaciones empresariales españolas. Pero la presentación de las simplificaciones de papeleo como una medida anticrisis, les parece casi una tomadura de pelo.

Ninguna empresa va a hacer nuevos contratos, realizar nuevos pedidos o llevar a cabo más inversiones porque pueda presentar documentación telemáticamente, asegura Patricio Rodríguez Carmona.

  Aunque la valoración sobre el paquete de las 70 iniciativas sea positiva, la crítica que hacen los empresarios sobre el mismo es su “incidencia cero “ para paliar la crisis económica.”

  Y esto también lo hemos podido comprobar en nuestros despachos en los que a pesar de  haber agilizado, y de qué manera, los trámites no han crecido, en paralelo, el volumen de operaciones, sino todo lo contrario, ya que estas dependen de otros factores más decisivos.

  Lo que si se puede producir es que, en un momento en que la crisis ha reducido tan enormemente el número de operaciones de cuantía y al no cubrir los costos, en su mayor parte, las operaciones sin cuantía y al reducir la rentabilidad de las primeras,  haga inviables económicamente el funcionamiento de los despachos. A resultas de ello, se puede producir, tal como han destacado tantos compañeros y trabajadores:

  Un ajuste de las plantillas en miles de personas, al tener que adaptar los costes laborales al nuevo nivel de facturación, lo que provocará un incremento del paro y la recesión en nuestra economía. Con ello se reducirán los ingresos del Estado en el segmento de la renta del trabajo y la profesional, disparando el gasto social para atender a los parados.

  Además pondrá en peligro el proyecto de colaboración que ha proporcionado al Estado, sin coste público alguno, tan sustancial información de las transacciones económicas para evitar el fraude fiscal y el blanqueo de capitales. Al final, ni pagados ni agradecidos.

  El problema profesional es que los despachos han ido asumiendo tantas funciones y responsabilidades de todo tipo y la vertiente propia ha adquirido tanta complejidad por la comparecencia de operantes con regímenes legales tan diferentes y de tan difícil seguimiento y actualización que, sólo con el concurso de una plantilla preparada y competente, se  pueden solucionar, con solvencia y sin riesgo profesional, tantos retos diarios.

    Toda esta estructura quedaría arruinada sin una base económica que lo asegure y de esta manera, perdería calidad uno de los sectores más competentes del sector público nacional.

  Y sin despachos viables será muy difícil que el servicio profesional no se resienta en buena parte de los municipios que hasta ahora estaban tan bien atendidos.

  Si vamos sumando aspectos comprobará entonces el que redactó la memoria si esta medida tiene o no un coste público y si mejorará la competitividad de la economía.

Entonces si esta medida provocará más efectos negativos que positivos ¿a qué obedece?

Yo comenzaría con el diagnóstico que hicimos sobre la situación económica nacional en el primer artículo ¿Cuándo saldremos de la crisis?

 “ Creo que a partir del 2005, cuando se vio que no podía continuar la economía haciendo más casas que tuvieran salida para una demanda solvente, la política económica tenía que haberse concentrado en la promoción de cosas, con objeto  de mantener la producción, la renta y el empleo y hasta el nivel de ingresos públicos.

Había que potenciar el sector productivo haciendo un gran esfuerzo para que se constituyera en alternativa para un sector de la construcción, sobredimensionado y al borde de un ajuste, incentivando todos los procesos de reducción de costes y mejora de la calidad, intentando asegurar la competitividad arruinada por la revaluación del euro sobre el dólar, el incremento del diferencial de inflación en relación a los países competidores de la zona euro desde su introducción y por el déficit de calidad en tantos sectores que afectan a la producción (ej. infraestructuras, educación técnica, investigación, marco legal empresarial y laboral, energía,…).

Entonces ¿cuándo saldremos de la crisis? Cuando antes sustituyamos el modelo especialmente centrado en la producción de casas por el de producción de bienes y servicios competitivos internacionalmente, en precio y calidad, única manera para que, con la generación de renta y empleo en otros sectores, se asegure el futuro del sector de la construcción y sus ramas auxiliares y complementarias.”

  Para superar la actual situación de crisis propusimos el siguiente   conjunto de recetas, con un orden de prioridades y sin querer agotar todo el repertorio:

1º Inyectar liquidez tanto a favor de las empresas como los de sus clientes

2º Controlar la inflación al nivel de resto de la Unión Europea con el objeto de mantener la competitividad de nuestra producción.

3ª Cambiar el abastecimiento energético reduciendo la dependencia del petróleo ya que la hace especialmente inflacionista en relación a nuestros competidores que han apostado por la solución nuclear.

No es el encarecimiento del petróleo el  responsable de la crisis sino nuestra gran dependencia de él.

 4º Cambio en la educación hacia modelos más rigurosos y de mayor calidad técnica y menos politizados con el objeto de proporcionar a la economía trabajadores cualificados y apoyo a la investigación del sector empresarial

5º Infraestructuras eficientes para el sector productivo.

6º Marco legal y fiscal empresarial incentivador de vocaciones.

7º Incentivar la mejora de la productividad y reducir el absentismo en el mercado laboral, reduciendo costos en la contribución empresarial a la seguridad social.

8º Ayudar a la exportación de la producción propia con el objeto de reducir el déficit exterior.

9º Homologar la normas que afectan a la producción en todo el territorio nacional, evitando duplicidades y solapamientos entre el Estado y las Autonomías, principalmente. Hay que recordar que la Unión Europea se creó para conseguir, fundamentalmente, un espacio legal común para los productores única manera de asegurar la producción, la renta, el empleo y el nivel de vida y libertad de los ciudadanos.

 Para ejecutar este conjunto de recetas hace falta una alta capacitación técnica en la dirección del país, arriesgarse a un gran sacrificio personal, contar con colaboradores competentes, tener autoridad, prestigio y generar confianza entre los agentes económicos y sociales y los mercados financieros interiores y  exteriores y un sentido de Estado que fije objetivos a medio y largo plazo y no se plantee riesgos electorales.

  En esta encrucijada, es más cómodo jugar con remedios fáciles y coyunturales que les permitan maquillar y enmascarar la situación, sin hacer peligrar la cuota de votantes Y esperar que venga la  reactivación,  anunciada por personas e instituciones que fueron incapaces de anticipar esta crisis y de justificar la manera de cómo mejorará en precio y calidad la competitividad de nuestros productos.

       Es la teoría de las estaciones aplicada a la economía, después de una recesión viene la reactivación como después del invierno aflora la primavera. Cuando ,en economía, los resultados dependen fundamentalmente de la gestión y no del tiempo cambiante y, de ello, saben bastante países mas serios , inteligentes y preparados  que el nuestro que viven en el pozo del estancamiento, desde hace varias legislaturas.

   Y entre tantas bombas de humo, que las hay de todos los colores y períodos históricos, estamos las profesiones de notarios y registradores que deberemos prepararnos para solucionar conjuntamente un problema común. Y es que no me resisto a publicar, aunque igual no venga a cuento, una explicación de un historiador inglés cuando intentaba justificar la gran duración de la Reconquista , que se la oí a Fabián Estapé en el Círculo de Economía hace tiempo………. es que “ los españoles luchaban encarnizadamente entre ellos como si les faltaran enemigos exteriores”

  Son medidas que no son útiles para resolver la crisis económica  pero sí para evitar que ésta llegue a sus responsables. Sirven para alimentar las primeras páginas de los medios que, entretenidos en estos temas y otros más truculentos y superfluos, descuiden la atención a lo que realmente preocupa a sus clientes.

  Y, mientras tanto, aquel personaje que mencionamos en el artículo referido, al que en la revisión médica, le diagnosticaron que tenía un tumor cancerígeno y maligno, se le va agotando la esperanza, porque los que tenían que tomar la decisión política aplazaron, por diferentes motivos pero en contra del interés general, la necesaria operación quirúrgica que garantizara su supervivencia.

El problema es que este paciente somos todos.

 

 

DANIEL IBORRA FORT NOTARIO

 VILAFRANCA DEL PENEDES, 20 DE NOVIEMBRE DE 2.008

 

 

RECETAS PARLAMENTARIAS

¿CUANDO SALDREMOS DE LA CRISIS?

MEDIDAS 22 Y 23 DEL GOBIERNO

SECTOR PÚBLICO Y CRISIS

 

 

desde el 8 de noviembre de 2008.

 

Recomienda esta pagina a un amigo

 LOGO NYR  Portada

Facebook de NyR