Diccionario para Opositores

Diccionario para Opositores

Admin, 14/02/2020

«DICCIONARIO PARA OPOSITORES” DE MIGUEL ÁNGEL LORIENTE, REGISTRADOR

Reseña de Diego Vigil de Quiñones Otero

 

Hace algunos años, con ocasión de una boda en Tortosa, tuvimos Miguel Ángel Loriente y un servidor una interesante conversación acerca de la conveniencia de escribir cosas que nos dejó en el alma la oposición y que serían interesantes de transmitir a opositores del futuro.

Poco después, un servidor publicó Consejos para opositar con éxito (CEU Ediciones, 2011), casi coincidiendo con mi llegada a Zaragoza, donde permanecí seis años siendo compañero de profesión y edificio de Miguel Ángel Loriente, y preparador a opositores junto a él en la Academia Hipotecaria de Zaragoza. Poco después, Miguel Ángel fue designado Delegado provincial del Colegio de Registradores en Zaragoza, casi coincidiendo con el segundo libro que, en compañía de otros, publiqué sobre el tema: Opositar: reto y oportunidad (La Ley, 2014). Ambos libros fueron leídos por personas que ni eran opositores ni lo iban a ser, los cuales dijeron que les resultaba ameno conocer la sabiduría vital que se adquiere en la oposición.

Aunque no volvimos a hablar del tema, en la mente de Miguel Ángel seguía viva la idea de escribir algo capaz de expresar la sabiduría vital aprendida en la oposición. La abundante asunción de responsabilidades por su parte (Registrador de la Propiedad de Zaragoza-7 las Fuentes, preparador, Delegado provincial, interino de algunos Registros, y recientemente director de la Academia Hipotecaria de Zaragoza y del Centro de Estudios Registrales de Aragón), unidos a su incesante de dedicación al estudio de asignaturas de Historia, Filosofía y Economía, me hacían suponer que el proyecto seguiría en el cajón varios años.

Cual no sería mi sorpresa cuando hace unos días me llegó a mi Registro un ejemplar dedicado de Diccionario para opositores (Dykinson, 2019), obra de mi amigo Miguel Ángel. Su proyecto había seguido adelante, pero no había dicho nada ni durante la elaboración, ni siquiera en la fase editorial de pruebas. Pero finalmente, el proyecto compartido de escribir algo sobre la oposición ha sido llevado a término por ambos.

Explica Miguel Ángel en el prólogo que su Diccionario no pretende dar maravillosos consejos, sino simplemente dar a conocer el mundo de las oposiciones, lo cual ayudará a quien se plantee hacerlas, permitirá el autoconocimiento de los que las están haciendo, y favorecerá la sonrisa de los que las hicimos con sus notas de humor.

Decía José María Chico y Ortiz en su célebre Oposita, que algo queda (Civitas, 1991), que su idea era que aquel libro sirviese para recordar el sistema y sus anécdotas después de haber pasado la prueba. Y un servidor puede afirmar que mi “Consejos…” es para durante. Ahora Miguel Ángel Loriente nos sugiere que su libro es, además, para antes. Con lo cual, se podría decir que hemos completado un poco los libros a recomendar en cada fase: antes el Loriente, durante el Vigil, y después el Chico, sin perjuicio de que los tres valen para todos los tiempos. Dicha sea esta clasificación con perdón de la inmodestia de colocarnos Miguel Ángel y yo en línea con un gigante como Chico. Y con perdón de otras aportaciones a tener en cuenta como las del compañero José Menéndez (Los opositores, Sial, 2010), el Abogado José Manuel Calabrús (Píos, Cesarcarlistas, Columelos y demás voluntarios contendientes. Relatos de opositores, Dykinson, 2015) o el Notario Miguel Prieto, alias “Justito el Notario” (Nada antes que opositar, Bosch 2019), con quienes a este paso vamos a facilitar que cualquier biblioteca pueda tener una balda entera dedicada a las oposiciones.

El Diccionario es un libro digno de leerse, en orden o en desorden (buscando cada uno de sus términos según vayan apeteciendo). La extensión total y de cada definición son muy asequibles. La presentación excelente. El tono ameno, sencillo, agradable de leer, con muchos toques de humor como queda dicho. El contenido muy humano, muy pegado a la realidad de la vida y de las personas, mostrando con facilidad la complejidad de las cosas según se manifiestan en la vida del opositor.

El libro que no defraudará a nadie. Sirve, como queda dicho, al joven que busca plantearse opositar, al opositor en activo que podrá “sacar conclusiones interesantes que le puedan ayudar en su día a día” (en palabras del prólogo), al preparador, pero también al familiar de opositor, o al simple curioso que quiera leer algo agradable y entretenido que muestra otra faceta de la vida de España. El párroco de Ribadeo (de donde fui Registrador tres años) durante la mayor parte del siglo XX, escribió un libro que se conservaba en muchas casas de la Villa y que lleva por título Buscando a Dios (Moret, 1949) y por subtítulo “Libro para todos”, pues no pretendía afrontar el tema de la búsqueda de Dios sólo para creyentes, sino también para no creyentes. La universalidad de lo que dice Miguel Ángel Loriente habría permitido sin duda añadir también ese subtítulo. No habiéndose presentado así, se lo añadimos en esta breve reseña.

Agradeciendo públicamente a Miguel Ángel su trabajo y el ejemplar remitido, le doy la enhorabuena y recomiendo a cualquiera la lectura de este nuevo Diccionario para opositores, libro para todos.

PARA ADQUIRIR EL LIBRO: 

17,10 €·Casadellibro.com

17,10 €·Agapea.com

17,10 €·Popularlibros.com

 

Otros enlaces:

 

RINCON LITERARIO

NOTICIAS

SECCIÓN OPOSITORES

PORTADA DE LA WEB

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario